Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > A Dios Le Gusta Sorprendernos

A Dios Le Gusta Sorprendernos

Por eso la promesa viene por la fe, a fin de que por la gracia quede garantizada para toda la descendencia de Abraham; esta promesa no es sólo para lo que son de la ley sino para que los que son también de la fe de Abraham, quien es el padre que tenemos en común. Romanos 4:16
Nuestro problema no es tanto que Dios nos dé lo que esperamos, sino que no sabemos qué cosas esperar. (Quizá necesites leer esto otra vez).
La esperanza no es lo que esperamos, sino aquello que jamás soñaríamos. Es un cuento de imposibles, un poco loco, que tiene un final que nos sacude. Es Abraham ajustando sus gafas para ver no a su nieto, sino a su hijo. Es Moisés de pie en la tierra prometida, no con Aarón o Miriam junto a él sino con Elías y el Cristo transfigurado…
La esperanza no es un favor recibido, ni un deseo otorgado. No, es muchísimo más que eso. Es una dependencia absoluta e impredecible.
Dependemos del Dios que nos ama, a quien le encanta sorprendernos de modo nos haga saltar, boquiabiertos, mientras Él está allí para ver cómo reaccionamos.
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close