Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Acércate

Acércate

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:15-16
Lidiamos con nuestras debilidades todos los días, desde que amanecemos.
Pareciera que en la mañana, cuando aun sentimos que no hemos pecado, es más fácil buscar el rostro de Dios, acercarnos a él; pero cuando nuestro día finaliza y evidentemente hemos fallado, sentimos que no somos dignos para encontrarnos con Dios.
Sin embargo debemos entender lo que dice la palabra: Dios conoce y entiende nuestras debilidades, esto nos permite dar el primer paso para arrepentirnos.
Pero además de esto, debemos entender que el acercarse a Dios no tiene que ver exclusivamente con buscar el perdón por haber fallado; nos acercamos a él porque él es indispensable.
El problema se da cuando no tenemos la confianza suficiente para acercarnos a él.
Todos los días soñamos con la misericordia de Dios y por supuesto con su gracia, pero éstas tienen un requisito: hay que acercarse para encontrarlas. Estas no se dan desde la puerta, Dios no sale a toparte para que las obtengas; él pide que entres, que te acerques, con respeto sí, pero sin temor.
Estar más cerca de él te permite estar más lejos de tus debilidades. Solo cumple el requisito: acércate.

Bendiciones
Michael

Leave a Reply

Top
Close