Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Cuídate De La Avaricia

Cuídate De La Avaricia

Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas, nunca tiene suficiente. ¡También esto es absurdo! Eclesiastés 5:10
La avaricia viene en muchas formas. Avaricia de aprobación. Avaricia de aplausos. Avaricia de estatus. Avaricia por la mejor oficina, el automóvil más veloz, la novia más bella. La avaricia tiene muchos rostros, pero habla un solo idioma: el idioma del más. Epicuro observaba: Nada basta el hombre para quien lo bastante es muy poco. ¿Y cómo era aquella observación de John D.
Rockefeller? A él le preguntaron: ¿Cuánto dinero se necesita para satisfacer a un hombre? Su respuesta fue: Solo un poco más. Fue sabio quien escribió: Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente (Eclesiastés 5:10).
La avaricia tiene un estómago rugiente.
Aliméntala, y te arriesgarás a algo más que padecer estrechez por tus deudas. Te arriesgas a perder tu propósito.
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close