Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Dios no mira las apariencias

Dios no mira las apariencias

Y Jehová respondió a Samuel:No mires a su parecer,ni a lo grande de su estatura,porque yo lo desecho;porque Jehová no mira lo que mira el hombre;pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos,pero Jehová mira el corazón.  1Sa 16:7
Samuel fue el profeta escogido por Dios para ungir a un nuevo rey para el pueblo de Israel. Pero mientras se encontraba en presencia de los hijos de Isaí, en su humanidad dudaba de cuál hombre debía ungir. Pero la dirección de Dios fue la más inesperada, ungir al hijo menor, aquel que ni siquiera habían llamado y se encontraba en el campo apacentando ovejas.
De esta historia se extraen enseñanzas muy valiosas. Primero, que Dios mira tu corazón, no tu apariencia. Dios examina tus intenciones, pensamientos y deseos más profundos hasta determinar si somos dignos de la tarea. Las apariencias no le sorprenden, ni le pueden conmover. Segundo, los  planes de Dios se cumplen pero en su tiempo. David luego de ser ungido regreso a sus labores normales hasta que muchos años más tarde se cumplió la Palabra dada y llego a ser rey.
Aprendamos esto de su Palabra, una apariencia puede ser engañosa, es el Señor quien realmente conoce las intenciones del corazón y nos guía a la verdad.
Bendiciones!!

Leave a Reply

Top
Close