Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > El Jesús Acanzable

El Jesús Acanzable

Él es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, porque para siempre es nuestra misericordia. Salmo 136:23
Dios decidió revelársenos en un cuerpo humano.
La lengua que llamo de la tumba a un muerto fue una lengua humana. La mano que toco al leproso tenia tierra en las uñas. Los pies sobre los que la mujer lloró eran pies callosos y llenos de polvo. Y sus lagrimas ah, no olvides sus lagrimas brotaron de un corazón tan quebrantado como el tuyo o el mío jamás lo han estado.
La gente lo buscaba ¡Cielos, como acudían a Él! Iban de noche; lo tocaban cuando caminaban por las calles; lo seguían por el mar; lo invitaban a sus casas y colocaban a sus hijos a sus pies. ¿Por qué? Porque no quería ser una estatua en una catedral ni un sacerdote en un pulpito elevado. Prefirió ser un Jesús que se pudiera tocar, un Jesús accesible a quien se pudieran acercar.
Tomado del libro Gracia para todo momento
Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close