Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > El monje y el alacrán

El monje y el alacrán

27 Pero a vosotros los que oís,os digo:Amad a vuestros enemigos,haced bien a los que os aborrecen;28bendecid a los que os maldicen,y orad por los que os calumnian. Luc 6:27, 28
Era una mañana como cualquier otra, los monjes realizaban sus labores desde temprano. Mientras barría el patio, uno de ellos noto que en la fuente había caído un alacrán quien luchaba por su vida. El monje muy confiadamente metió sus manos por debajo del alacrán para tratar de sacarle del agua, pero cual fue su sorpresa que cada vez que levantaba al animalito este al apoyarse y sentirse más libre, le picaba las manos inyectando su doloroso veneno. Vez tras vez, procuraba el monje sacar el alacrán pero obteniendo la misma respuesta. Uno de los discípulos al ver tal escena, se acerco y le dijo que no lo intentará más, que le dejará morir. A lo que el monje respondió: La naturaleza del alacrán es picar, la mía es ayudar.
Moraleja: Las circunstancias externas no deben cambiar quien eres, tu esencia, tu carácter debe permanecer digno del llamamiento que se nos ha sido dado.
Bendiciones

Leave a Reply

Top
Close