Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Guiados por Dios

Guiados por Dios

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;  Salmo 32:8
Dios en su gran fidelidad, nos da la promesa que nunca nos dejará, él prometió que estará con nosotros todos los días hasta el fin de los tiempos. Por eso mismo, el ha enviado un consolador, el Espíritu Santo que nos enseñará todas las cosas y nos guiará en nuestro caminar.
Nuestro Señor es tan bueno y nos ama tanto que por muchas formas nos da dirección de hacia donde caminar y que rumbo tomar en nuestra vida.
Para guiarnos Dios utiliza diferentes formas pero todas son igualmente útiles e importantes, por ejemplo:
Primero encontramos, la Biblia, que es la Palabra de Dios escrita, es el principal medio en que Dios nos guía. Este libro tan valioso es nuestro manual de vida, es como si fuera los planos de nuestra vida.
Luego, Dios nos guía a través de la oración, a través de momentos en comunión con él. Además, Dios utiliza a otros creyentes que llenos del Espíritu Santo  nos aconsejan. Estas personas al ser más experimentadas y al poseer un mayor conocimiento de la Palabra de Dios nos ayudan a entender el propósito de Dios para nuestra vida.
Finalmente, la paz de Dios  es  una prueba tangible de que Dios aprueba lo que estas haciendo,  es una directriz clara y firme para nuestra vida. Ante su ausencia es necesario detenerse y esperar por una nueva dirección.
Dios esta a tu lado sigue a Cristo, sigue los pasos del maestro.

Leave a Reply

Guiados por Dios

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.  Romanos 8:14
Cuando nos encontramos en el lugar indicado recibimos las cosas indicadas. No siempre podemos interpretar que lo bueno para alguien será también bueno para mí.

Esto nos pasa por que los cristianos de hoy en día nos mueven más las palabras de los hombres (lo cual no quiere decir que se encuentren equivocados)… Entonces recibimos todo y de quién venga; después de mucho caminar siempre va a llegar el momento en que las luces se apagan y se termina el espectáculo, es el momento en el cual tu misma alma te evalúa; y te sientes lleno y hay muchos satisfechos por el trabajo y lo que Dios hizo, ó también existen otras personas que se dan cuenta que ese no era su lugar o su tiempo, lo más difícil es que ya llegaste al final del camino y perdemos muchas cosas de Dios para nuestras vidas.

Es tiempo de evaluarnos y sobre todo DEPENDER de Dios por que es el Espíritu Santo quien nos debe guiar para tomar nuestras decisiones. Recordemos siempre que la dirección y palabra de Dios para una persona o determinado ministerio, aunque sea buena; no necesariamente es buena para tí. No puedes recibir dirección solo pretendiendo que Dios hablé por medio de otros, debemos buscarle diariamente… Y nos encontraremos siempre en el tiempo y lugar indicados.

Escrito por Karla Ureña

Leave a Reply

Top
Close