Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Las Espinas Del Pecado

Las Espinas Del Pecado

Espinas y trampas hay en la senda de los impíos, pero el que cuida su vida se aleja de ellas. Proverbios 22:5
El fruto del pecado es espinas. Púas, lancetas afiladas que cortan.
Pongo especial énfasis en las espinas para decirte algo en lo cual quizás nunca habías pensado: Si el fruto del pecado es espinas, ¿no es la corona de espinas en las sienes de Cristo un cuadro del fruto de nuestro pecado que atravesó su corazón?
¿Cuál es el fruto del pecado? Adéntrate en el espinoso terreno de la humanidad y sentirás unas cuantas punzadas. Vergüenza. Miedo. Deshonra. Desaliento. Ansiedad. ¿No han quedado nuestros corazones atrapados en estas zarzas?
No ocurrió así con el corazón de Jesús. Él nunca ha sido dañado por las espinas del pecado. Él nunca conoció lo que tú y yo enfrentamos a diario.
¿Ansiedad? ¡Él nunca se turbó! ¿Culpa? Él nunca se sintió culpable. ¿Miedo? Él nunca se alejó de la presencia de Dios. Jesús nunca conoció los frutos del pecado hasta que se hizo pecado por nosotros.
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close