Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Mensaje Majestuoso

Mensaje Majestuoso

Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo 1:21
Muchos de los nombres por los cuales se hace referencia a nuestro Señor en la Biblia son ni más ni menos que palaciegos y majestuosos: Hijo de Dios, Cordero de Dios, Luz del mundo, la Resurrección y la Vida, El que había de venir, Alfa y Omega.
Son frases que extienden los límites del lenguaje humano en el esfuerzo por atrapar lo inasible, la grandiosidad de Dios. Y por más que intentan acercarse cuanto sea posible, siempre quedan lejos.
Cuando los oímos es algo parecido a escuchar en Navidad a la banda del Ejército de Salvaciónejecutando el Mesías del Handel. La intención es buena, pero no surte el efecto deseado. El mensaje es demasiado majestuoso para transmitirlo por ese medio.
Y por eso es lo que pasa con el medio lingüístico.
La frase No hay palabras para expresarlo es en realidad la única que puede aplicarse sin ambages a Dios. No hay nombres que lo describan de forma adecuada.
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close