Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Mi única esperanza

Mi única esperanza

Somos tan sólo sombras que se mueven y todo nuestro ajetreo diario termina en la nada. Amontonamos riquezas sin saber quién las gastará. Entonces, Señor, ¿dónde pongo mi esperanza? Mi única esperanza está en ti. Salmo 39:6 – 7
¡Cuán cierto es este versículo! Tú y yo solo somos sombras, todo nuestro ajetreo, nuestros afanes diarios terminan en nada. Cuando miramos atrás, vemos que de nada (o no de mucho) sirvió esforzarnos tanto, estresarnos y hacer y deshacer… Como dice el Salmista, amontonamos riquezas y no sabemos quien las gastará, pues no tenemos seguridad del futuro…. Pasamos nuestra vida tratando de cumplir nuestros sueños, de lograr esto o aquello, pero solo terminamos cansados y frustrados. Pero que bueno que nuestra esperanza no está en eso… ¡nuestra única esperanza está en Dios! Solo El puede darle sentido a nuestra vida y puede hacer más allá de lo que tú y yo podamos imaginarnos. El tiene planes para nuestras vidas y El los cumplirá, no tenemos que afanarnos y buscar amontonar riquezas, simplemente coloquemos nuestra esperanza y confianza en Dios y El obrará y hará más de lo que te imaginas. Vale la pena confiar en El!
Escrito por: Rebekka Otremba

Rebekka Otremba
Rebekka Otremba, colombo-alemana, nace en 1983 en Alemania, al año se muda a Colombia, donde ha vivido casi toda su vida. Hija de pastores y misioneros, que ama a los adolescentes y sobre todo a Dios. En el presente es líder de adolescentes y consejera juvenil en Bogotá, Colombia, en su iglesia local. Su pasión es ayudar a los jovenes con sus problemas y que puedan vivir una vida que marca una diferencia y hace un impacto para el reino de Dios.

Leave a Reply

Top
Close