Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Momentos Milagrosos

Momentos Milagrosos

Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo. Colosenses 2:9
Jesús no era un dios parecido al hombre, ni un hombre parecido a Dios. Era Dios hombre.
Un carpintero le sirvió de partero.
Una joven común y corriente lo bañó.
El hacedor del mundo como ombligo.
Al autor de la Torá le enseñaron la Torá.
Humano celestial. Y porque lo fue, nos quedamos rascándonos la cabeza, medio pasmados, preguntándonos: <<¿Qué hay de malo es este cuadro?>>
Momentos como estos:
Un lisiado patrocina la danza del pueblo.
La merienda de un niño satisface cinco mil barrigas.
Además, una tumba: vigilada por soldados, sellada con una roca, y sin embargo, un hombre que leva tres días muerto la abandona.
¿Qué hacemos con tales momentos?
¿Qué hacemos con tal persona? Aplaudimos a Dios por hacer cosas buena. Adoramos a Dios por hacer grandes cosas. Pero, ¿qué cuando un hombre hace cosas de Dios?
Una cosa es segura: no podemos hacer caso omiso de ese hombre.
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close