Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Nuestro sumo sacerdote

Nuestro sumo sacerdote

No tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Hebreos 4:15
Mira como J.B. Phillips traduce Hebreos 4:15:
No tenemos un Sumo Sacerdote sobrehumano que no comprender nuestras debilidades. El mismo participo plenamente en toda la experiencia de tentación, excepto que nunca pecó
Es como si supiera que le vamos a decir a Dios: Dios, para ti allá arriba es fácil. No sabes cuán difícil es acá abajo. Por eso proclama osadamente que Jesús puede entender. Veamos las palabras otra vez.
El mismo. No un ángel. No un embajador. No un emisario, sino Jesús mismo.
Participó plenamente. No parcialmente. No aproximadamente. No en gran medida. ¡Del todo! Jesús compartió plenamente.
En toda la experiencia. Cada herida. Cada dolor. Todo el estrés, toda la tensión, sin excepciones. Sin sustitutos. ¿Por qué? Para poder identificarse con nuestras debilidades.
Tomado del libro Gracia para todo momento
Max Lucado

Please follow and like us:
error20

Leave a Reply

Top
Close
1
Si necesitas ayuda escribenos por acá!
Powered by