Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Tentados

Tentados

José era muy bien parecido y causaba buena impresión, 7 así que después de algún tiempo la esposa de su amo se fijó en él, y un día le dijo:Acuéstate conmigo.8 Pero José no quiso, y le contestó:Mire usted, mi amo ha dejado a mi cargo todo lo que tiene, y estando yo aquí, no tiene de qué preocuparse. 9 En esta casa nadie es más que yo; mi amo no me ha negado nada, sino sólo a usted, pues es su esposa; así que, ¿cómo podría yo hacer algo tan malo, y pecar contra Dios? Génesis 39: 6-9
La tentación y pecar, son dos cosas tan diferentes pero que se encuentran relacionadas. El ser tentados le sucede a todos, aún Jesucristo fue fuertemente tentado pero sin pecado. La tentación es la puerta para cometer la falla; es la insinuación de seguir nuestros deseos y pasiones prohibidas. La tentación si le damos cabida nos va envolviendo y atrayendo hasta que nos lleva a cometer el pecado. Es decir, rendirse a lo que el viejo hombre quiere y pecar contra Dios, lo que nos aleja de él.
La tentación es una forma clara en la que el enemigo nos pone tropiezo. Por eso hay que estar firmes ante sus asechanzas. De hecho, en Santiago 1:12, dice que es  dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.
En la Biblia hay muchas ilustraciones de ser tentados y caer en el pecado. Por ejemplo, Adán y Eva, David, Pedro y José. Este último, fue tentado a serle infiel a Dios con la esposa de Potifar, su amo, pero se mantuvo firme. La mujer insistentemente le buscaba y se le ofrecía para acostarse con él, esta es clara la tentación que esta siendo ofrecida. Pero, José decidió negarse aunque le costo más tarde gran sufrimiento al ser metido a la cárcel por el falso testimonio que levanto esta mujer. Pero Dios en todo tiene un propósito y más tarde le honro delante de su familia y muchos más.
La tentación vendrá a todos los que queremos seguir a Cristo, esta en nosotros decidir lo que conviene. Estemos atentos, alertas que la tentación llega sutilmente, ganando terreno en nuestra vida poco a poco. Es un proceso lento, de pequeños errores que nos acercan a cometer un gran pecado.
Por eso, ante la tentación es mejor huir!! Así como lo hizo José.
Bendiciones

Leave a Reply

Top
Close