Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Tú Me Perteneces

Tú Me Perteneces

Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado. Romanos 5:5
En lo más hondo de tu ser, el Espíritu de Dios confirma a tu espíritu que le perteneces.
Justo por debajo de los latidos de tu corazón, el Espíritu de Dios susurra: Tú eres mío. Te compré y te sellé, y nadie puede llevarte. El Espíritu ofrece un testimonio interior que reconforta. Él es como un padre que camina de la mano de con su hijo pequeño.
El niño sabe que pertenece a su papá al ver su mano diminuta felizmente confundida en la grande.
No siente incertidumbre alguna sobra el amor de su papá. De repente el padre, por algún impulso que le motiva, lanza a su pequeño al aire, lo recibe en sus brazos y dice:Te amo, hijo.
¿Ha cambiado en algo la relación entre ambos?
En cierto nivel, no. El padre no es más padre que antes de su expresión espontánea de amor. No obstante, a un nivel más profundo, sí. El padre regó, empapó y saturó al hijo con puro amor. El Espíritu de Dios hace lo mismo con nosotros. Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado (Romanos 5:5, NVI).
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close