Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Una Vida Sin Dios

Una Vida Sin Dios

Se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.Profesando ser sabios, se hicieron necios. Romanos 1:21-22
Como el hedonista nunca ha visto la mano que hizo el universo, da por sentado que no hay vida más allá de aquí y ahora.Cree que no hay verdad más allá de esta habitación, ni propósito más allá de su propio placer.No hay factor divino.No se preocupa por lo eterno.
El hedonista dice. ¿Qué importa?Puede que yo sea malo, ¿y qué? Lo que hago es asunto míoEstá más interesado en satisfacer sus pasiones que en conocer al Padre.Su vida está tan desesperada por tener placeres que no tiene tiempo ni lugar para Dios.
¿Hace bien? ¿Está bien consumir nuestros días haciendo muecas a Dios y dándonos la gran vida?
Pablo dice: ¡Claro que no!
Según Romanos 1, perdemos más que vitrales cuando desechamos a Dios.Perdemos nuestra norma, nuestro propósito y nuestra adoración.
Tomado del libro Gracia para todo momento
Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close