Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Una Vida con Potencial

Una Vida con Potencial

Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Mar. 10:14
Escuche un testimonio de una pareja de misioneros jóvenes, que iniciando su estadía al país que habían sido enviados fueron bendecidos con  concebir una hija. Durante el embarazo la esposa le pedía a un niño pequeño de la aldea que le ayudará  con las compras y a traer agua. De esta forma, ambos establecieron una amistad cercana a pesar de los grandes impedimentos sociales.
Al momento de dar a luz, la misionera tuvo muchas dificultades y falleció dejando atrás a su esposo a cargo de una niñita recién nacida. Asolado por la tristeza, este hombre decidió dar su hija en adopción y alejarse del ministerio. Esa bebita creció en una familia unida que servía al Señor, y al paso de los años recibió una carta donde la invitaban a visitar el país donde sus Padres habían servido.
Confundida pero con el de deseo de conocer quienes habían sido sus Padres biológicos, ella decidió aceptar la invitación. Cual fue su sorpresa, que al llegar al aeropuerto miles de personas le esperaban. Al bajarse del avión fue recibida por un hombre muy atento quien le dijo: Gracias, gracias por estar aquí. Todos nosotros somos cosecha de tus padres.
Ella no se lo explicaba, ¿Cómo era esto posible? porque de acuerdo a lo que le habían comentado sus padres estuvieron pocos meses en este país. El hombre le explico, yo conocí a tu madre cuando estaba embarazada de ti. Yo le ayudaba a hacer las compras y buscar agua. Nos hicimos grandes amigos y ella me regalo su Biblia. Ella sembró en mí, y yo he sembrado en todas estas personas.
Como conclusión, al ganar el alma de un niño, ganas una vida completa con todo el potencial para servir y utilizar toda su vida al servicio del Señor.
Bendiciones

Leave a Reply

Top
Close