Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Aunque no me salve…

Aunque no me salve…

fuego_cohenSadrac, Mesac y Abed-nego contestaron: —Oh Nabucodonosor, no necesitamos defendernos delante de usted. Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; pero aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado. Daniel 3:16 – 18 (NTV)

En esta historia bien conocida, el rey Nabucodonosor había pedido que todos se inclinaran ante una estatua que el había hecho y la adoraran. Estos tres hombres, como temían y servían a Dios no hicieron eso, aun sabiendo lo que eso podría implicar para ellos. Y el rey los confrontó y los retó a que “que Dios los puede salvar del horno” y en estos versículos ellos le contestan con una confianza en que Dios puede salvarnos, PERO aun si no lo hace, ellos no van a comprometer su fe y lealtad a Dios por salvar su vida. ¿Somos iguales que ellos? O más bien al ver que hay algo que puede costarnos la vida, la comodidad o algo más, cedemos ante el mundo y sus exigencias y comprometemos nuestra fe y lealtad a Dios para no sufrir? Es muy fácil salir corriendo o escoger el camino fácil. En este caso, Dios los libró del horno, pero en cuantas ocasiones Dios no ha salvado del horno a Su pueblo… Todo para que El sea glorificado. Tú y yo tenemos que tomar una decisión hoy, si estamos enfrentados al horno, ¿que haremos? ¿Nos inclinaremos ante el “dios” de este mundo o nos mantendremos firmes en Dios cueste lo que cueste? Espero que tú y yo podamos decir como estos tres hombres: “pero aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses”. Seamos fieles a Dios en toda circunstancia, sea que nos libre de ella o no. El vale la pena.

Escrito por: Rebekka Otremba

Rebekka Otremba
Rebekka Otremba, colombo-alemana, nace en 1983 en Alemania, al año se muda a Colombia, donde ha vivido casi toda su vida. Hija de pastores y misioneros, que ama a los adolescentes y sobre todo a Dios. En el presente es líder de adolescentes y consejera juvenil en Bogotá, Colombia, en su iglesia local. Su pasión es ayudar a los jovenes con sus problemas y que puedan vivir una vida que marca una diferencia y hace un impacto para el reino de Dios.

Leave a Reply

Top
Close