Estas aqui
Inicio > Recursos > Capsulas Biblicas > Cómo Se Pierde Lo Milagroso

Cómo Se Pierde Lo Milagroso

Proverbios 18:19

“El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, Y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.”

Somos ofendidos y nos herimos a nosotros mismos con la ofensa.

1.El ofenderse le roba a usted de lo milagroso de Dios para su vida:

Marcos 6:1-6

1 Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos. 2 Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos? 3 ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. 4 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa. 5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. 6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

Nos herimos a nosotros mismos al ser ofendidos.

El ofender y el ser ofendido destruyen lo milagroso.

Gran fe produce grandes milagros.

El ofenderse destruye la fe necesaria para producir los milagros.

Debe guardar su corazón.

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él emana la vida.

2.Hay que tomar una decisión consciente de no ser ofendido.

Marcos 7:24-30

24 Levantándose de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón; y entrando en una casa, no quiso que nadie lo supiese; pero no pudo esconderse. 25 Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego que oyó de él, vino y se postró a sus pies. 26 La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. 27 Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. 28 Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. 29 Entonces le dijo: Por esta palabra, vé; el demonio ha salido de tu hija. 30 Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.

3.Debe transformar su ofensa en milagro.

1 Samuel 1

6 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. 7 Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía. 10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. 11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza. 15 Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová. 16 No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora. 17 …Vé en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. 18 …Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste. 19 Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella. 20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.

Un disfraz de la ofensa es el control.

Mantengo la ofensa, me hace sentirme más potente, en control.

4.Debe transformar su ofensa en bendición:

José – un gran ejemplo

¿Qué hubiera pasado si José hubiera permitido una raíz de ofensa y amargura cerrarle el corazón y endurecer su alma para no ser la fuente de bendición para sus hermanos y sus familias?

José abrió la puerta a un milagro grande en su vida y en la vida de muchos.

5.El ambiente para el fluir de lo milagroso:

Mateo 15:10-20

10 Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended: 11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. 12 Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? 13 Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. 14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo. 15 Respondiendo Pedro, le dijo: Explícanos esta parábola. 16 Jesús dijo: ¿También vosotros sois aún sin entendimiento? 17 ¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? 18 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. 20 Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.

No es lo que entra en el corazón que corrompe.

La ofensa está en lo más profundo, sale del corazón.

Otra persona no me hace tener pensamientos malos.

Los malos pensamientos están en mi corazón.

Lo que está adentro, saldrá – difamación, crítica, enojo – salen del corazón.

Salmo 19:14

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

Conclusión:

Preguntas que se deben hacer:

¿Cuál es la fuente, la raíz de mi ofensa?

¿Cómo reacciono cuando se me corrige?

¿Cómo reacciono cuando alguien me dice la verdad?

¿Cómo reacciono a la convicción del Espíritu Santo?

¿Decido ser ofendido u ofender o decido formar carácter?

Declaramos hoy:

“Rehúso a ser ofendido, porque amo lo que Tú estás haciendo.”

Leave a Reply

Top
Close