Estas aqui
Inicio > Recursos > Ideas para Padres > Confianza

Confianza

Existen cuatro factores que afectan los patrones mentales de nuestros hijos:

1. Tendencia genética. Algunos niños son simplemente más optimistas que otros, lo cual se lo pueden agradecer a alguno de sus padres.

2. Las experiencias pasadas de éxitos o fracasos. Cuando los niños tienen éxito en algo, especialmente si han luchado por eso, es muy probable que sientan que la próxima vez también lo lograrán. Es por esto que las pequeñas batallas y los éxitos tempranos tienen tanto significado.

3. Exposición a patrones mentales de confianza. Investigaciones refuerzan la idea de que los niños aprenden de los ejemplos que ven en los adultos que ocupan un espacio importante en sus vidas. El mensaje es claro: los niños deben oír el optimismo de sus padres.

4. Intervención directa. Los padres y profesores pueden moldear y enseñar directamente a los niños a pensar con confianza y a desarrollar patrones mentales que les ayuden a tener confianza y persistencia.

Los padres pueden hacer poco a cerca del primer factor, pero si pueden hacer mucho con los otros tres. Esto coloca a los padres en una posición en la que pueden ejercer mucha influencia, particularmente en los primeros ocho a diez años. Estos son los años en los que se forma la auto estima y la auto confianza, ya que es el momento en que los niños tratan de encontrar la respuesta a dos preguntas claves: “¿Qué puedo hacer?” y “¿Cómo puedo ser aceptado?”

Los padres no solo deben enviar su mensaje a los jóvenes por medio del lenguaje y la manera como los tratan, si no también ayudándoles a desarrollar patrones mentales positivos: desarrollando vocabulario relacionado con confianza (“lo puedes hacer”) y persistencia (“sigue intentándolo”) y, enseñándoles cómo cambiar un pensamiento negativo en uno positivo.

Tomado de diferentes fuentes públicas en internet

Leave a Reply

Top
Close