Estas aqui
Inicio > Recursos > Capsulas Biblicas > El desanimo: Su causa y su cura

El desanimo: Su causa y su cura

Nehemias 4

I El Desanimo

“Sentarnos a lamer nuestras propias heridas, y esto sucede cuando pensamos tan solo en nuestras propias necesidades, y deseos, y nos negamos a amar y ser amados”

“Es una enfermedad interna, comienza con los gérmenes de la duda de uno mismo, por medio del temor y de las exageraciones negativas, nos debilita y de pronto salimos corriendo a escondernos como sin saber quien es Dios”

II Causas de desánimo

1.Pérdida de Fuerza – v 10

“Y dijo Judá las fuerzas de los acarreadores se ha debilitado”

Debilitado: Tambaleado, vacilado, bamboleado.

2.Pérdida de visión – v10

“Hay mucho escombro”

Escombro: Tierra seca, restos, suciedad, piedras partidas, durezas, trozos de argamasa seca.

3.Pérdida de confianza – v10

“No podemos edificar el muro”

“Porque el pueblo tuvo animo para trabajar” = “El pueblo tuvo corazón para trabajar”

4.Pérdida de seguridad. – v11

“Y nuestros enemigos dijeron: No sepan, ni vean, hasta que entremos en medio de ellos y los matemos, y cesar la obra.

III Como podemos tratar el desánimo

1.Unificar los esfuerzos hacia una meta v4:13

“ Entonces en las partes bajas del lugar, detrás del muro, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espaldas, con sus lanzas y con sus arcos”

2.Dirigir la atención hacia el Señor. – v4:14

“Después mire, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible

3.Mantener un equilibrio entre los pensamientos y las acciones. – v4:15,16

“…Pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas”

4.Determinar un sitio de reunión. – v19

“En el lugar donde oyereis el sonido de la trompeta, reunión allí con nosotros; nuestro Dios peleará por nosotros.

5.Desarrollar un ministerio de servicio a otros. – v21,22

“Nosotros, pues, trabajáremos en la obra; y la mitad de ellos tenían lanzas desde la subida del alba hasta que salían las estrellas, También dije entonces al pueblo: Cada uno con su criado permanezca dentro de Jerusalén, y de noche sirvan de centinela y de día en la obra”.

Conclusión

Si usted no logra vencer el desanimo nos volvemos presa fácil del enemigo de nuestras almas, recuerde que Dios es su Señor.

Please follow and like us:
error20

Leave a Reply

Top
Close
1
Si necesitas ayuda escribenos por acá!
Powered by