Estas aqui
Inicio > Recursos > El diario de un adorador > El gemir de un corazón necesitado

El gemir de un corazón necesitado

prayer_copy1Sal 130:6 Espero en mi Señor como el guardia espera ansiosamente a que amanezca. (PDT)
Isa 26:9 Todo mi ser te desea por las noches; por la mañana mi espíritu te busca.

En esas frías noches, donde el viento helado e insoportable penetra los huesos y ningún esfuerzo es suficiente para calentar un cuerpo que desfallece, cada segundo es tortuoso y cada minuto una espera interminable, cada hora una eternidad que parece no tener fin.
La rutina, el silencio y la soledad convierten cada noche en una experiencia sumamente dolorosa y difícil de sobrellevar. Son momentos de un profundo dolor, de una lenta agonía, donde se esfuma el aliento y nada parece tener sentido.

Es una experiencia de incertidumbre, de un abrazador temor que acelera los latidos del corazón y agitan la respiración a un punto asfixiante.

Conforme pasan las interminables horas, el corazón levanta un gemir, un clamor desesperante, un grito que rompe el silencio. Es un anhelo indescriptible por esos primeros rayos del sol que anuncian la llegada de la mañana, por la aurora que presagia el final de una larga espera. Es un pensamiento fijo en una sola cosa… el amanecer. Un amanecer esperado con ansias, con dolor y con un desespero desfalleciente.

Esa escena, vivida cada noche por los centinelas, describe perfectamente el anhelo de un corazón sediento por Dios. Es una necesidad metida en cada fibra, es un clamor que no cesa y que crece todos los días, es como un fuego metido en los huesos que se vuelve insoportable y que no se puede evadir o ignorar y que te lleva a buscarlo, a amarlo, a desearlo, a correr hacia Él.

Este anhelo convierte el corazón en uno que desfallece cada día por Dios, que se agita, que lo busca con sed, con hambre insaciable, un corazón que agoniza por Él, por su presencia, por sus palabras, por conocerlo de cerca; un corazón cuyo deseo más profundo es Dios, su pensamiento fijo, su enfoque absoluto, su eterno sueño, su mayor deleite, su más grande objetivo, es Dios.
… La necesidad nos hace reaccionar

Pastor Minor Ceciliano
Comunidad Internacional de Adoradores
Estableciendo Adoracion en las Naciones
Email: minorceciliano@hotmail.com
Tel:(506)2230-1470

Save

Leave a Reply

Top
Close