Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > El agua del siervo

El agua del siervo

6af96b3fe0665d0ab01bc0c8c196f231Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de sus discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Juan 13:5

Colocar nuestros pies en el lebrillo de Jesús es colocar las partes más sucias de nuestra vida en sus manos. En el antiguo oriente, los pies de las personas se embarran de lodo y suciedad. Al sirviente en una fiesta le correspondía hacer que los pies estuviesen limpios. Jesús asume el papel del sirviente. El lavara la parte más sucia de tu vida.
Si se lo permites. El agua del Sirviente viene solo cuando confesamos que estamos sucios. Solo cuando confesamos que estamos embarrados de inmundicia, que hemos andado por caminos prohibidos y que hemos seguido sendas equivocadas.

Nunca estaremos limpios mientras no confesemos que estamos sucios. Nunca seremos puros hasta que reconozcamos que estamos mugrientos. Y nunca podremos lavar los pies de quienes nos han herido mientras no permitamos a Jesús, a quien hemos herido, que nos lave los nuestros.

Tomado del libro Gracia para todo momento
Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close