Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Frascos de alabastro

Frascos de alabastro

Y estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramo sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa. Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio? Porque esto podía haberse dado a los pobres. Y entendiéndolo Jesús les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? Pues ha hecho conmigo una buena obra. Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis. Mateo 26:6-11
Te has puesto a pensar qué tan preciado es lo que está dentro de tu corazón? Si tienes el Espíritu Santo, eso es lo más preciado que tienes! Tu frasco de alabastro es tu corazón el perfume es la presencia de Dios.
Aquella mujer derramó sobre Jesús lo más preciado que tenía dentro de ese frasco. Era un perfume de gran precio. Le había costado trabajo, tal vez no lo obtuvo de la mejor forma, pero no lo pensó dos veces antes de dedicarlo a Jesús.
Si pudiéramos entender el precio que Jesús pagó por nosotros le daríamos mucho más valor a ese perfume de gran precio que hoy es la presencia de Él dentro de nuestro corazón. Estaríamos hoy dispuestos a compartir ese perfume sobre aquellos que aún no comprenden el amor de Dios y su sacrificio? Es Dios el perfume de gran precio para tu vida? Estás oliendo a Jesús?

Bendiciones
Michael Madriz

Leave a Reply

Top
Close