Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Perdón

Perdón

perdonarAsí también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas. Mateo 18:35

Si no puede limpiar a otros, ¿cómo nos limpiará a nosotros?

Una noche en un culto nocturno, una joven sintió el abrazo de Dios en su corazón y ella respondió al llamado del Señor y aceptó a Jesús como su Salvador y Señor. La joven había tenido un pasado muy difícil, habiendo estado sumida en alcohol, drogas y prostitución. Pero el cambio en su corazón fue evidente.

Al pasar el tiempo se convirtió en una miembro fiel de la iglesia y eventualmente se involucró en el ministerio, enseñando a los niños. No pasó mucho tiempo hasta que esta joven y fiel mujer llamó la atención del ojo y corazón del hijo del pastor. La relación creció y pronto comenzaron a hacer planes de boda.

Aquí fue donde comenzaron los problemas. Como la mitad de la iglesia no pensaba que una mujer con un pasado como el de ella era digna compañera del hijo de un pastor. La iglesia comenzó a discutir y pelear sobre el asunto.

Así que decidieron tener una reunión. Mientras que la gente hacía sus planteamientos y la tensión aumentaba, la reunión se salió de las manos de sus organizadores.

La joven se puso muy triste por todas las cosas que se estaban trayendo al tapete sobre su pasado. Cuando comenzó a llorar, el hijo del pastor se puso en pie para hablar. No podía soportar el dolor que le estaban provocando a su futura esposa. Comenzó a hablar: “El pasado de mi novia no es lo que está en juicio aquí. Lo que están cuestionando es la habilidad de la sangre de Jesús para limpiar el pecado. Hoyo, ustedes han enjuiciado a la sangre de Jesús. Así que, ¿puede Su sangre limpiar el pecado o no?”

La gente por toda la iglesia comenzó a llorar al darse cuenta de que había estado blasfemando la sangre del Señor Jesucristo.

Muy a menudo, aún como cristianos, traemos el pasado a colación y lo usamos como un arma contra nuestros hermanos y hermanas.

El perdón es una parte muy fundamental del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Si la sangre de Jesús no limpia a la otra persona por completo, entonces tampoco nos puede limpiarnos a nosotros por completo.

AllWorship.com

 

Leave a Reply

Top
Close