Estas aqui
Inicio > Recursos > El diario de un adorador > Plantados en la casa de Dios

Plantados en la casa de Dios

Sal 92:12-13 El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán.

Las palmeras son plantas sumamente interesantes ya que poseen características muy peculiares, por lo cual son consideradas verdaderas joyas del reino vegetal. Estas tienen una extraordinaria duración, pueden vivir de 100 a 200 años, aun en medio de circunstancias climáticas muy adversas.

Una de las peculiaridades más interesantes de las palmeras es que son sumamente flexibles, por lo que a pesar de sufrir el embate de fuertes vientos que las doblan, éstas jamás se quiebran. Sus raíces son tan profundas como su altura, alcanzando hasta 20 metros de profundidad donde se nutren de aguas frescas.

Otra particularidad de las palmeras es que pueden dar fruto abundante hasta 5 veces al año; nunca dejan de dar fruto inclusive en su vejez. Se dice que cuando han alcanzado sus 80 años, su fruto es todavía más dulce.
El salmista es muy atinado al comparar a los justos plantados en la casa de Dios con las palmeras. Estar plantado tiene que ver con establecerse, echar raíces, permanecer, profundizar, abrazar la tierra y aferrarse a ella.

No hay mejor lugar para establecernos que en la presencia de Dios. Es tierra fértil donde se pueden echar raíces profundas, es el lugar perfecto para nutrirse, crecer, florecer y dar fruto permanente. Quien tiene su permanencia allí no será movido por las tempestades, permanecerá firme, estable y nunca caerá.

Es en la presencia de Dios donde se mantiene el verdor y vigor. Un justo plantado allí siempre tiene fruto para alimentar y dar vida a muchos; aun en la vejez sus dulces frutos saciarán y serán respuesta a corazones necesitados. Un justo plantado en la casa de Dios es también como un cedro del Líbano, famosos por su altura, su esbeltez, siempre creciendo hacia arriba fuertes y robustos, viviendo muchos años y produciendo maderas muy finas y valiosas, usadas para usos muy exclusivos y siendo éste, un sublime símbolo de fortaleza.

De manera que no existe un lugar más apropiado para establecernos y permanecer que en la presencia de Dios. Quien ha hecho de ese lugar su hábitat siempre estará firme estable y lleno de fortaleza, sus hojas siempre estarán verdes, y nunca dejará de dar fruto.

…La intimidad genera productividad

Pastor Minor Ceciliano
Comunidad Internacional de Adoradores
Estableciendo Adoracion en las Naciones
Email: minorceciliano@hotmail.com
Tel:(506)2230-1470

Leave a Reply

Top
Close