Estas aqui
Inicio > Recursos > Capsulas Biblicas > Quien me llama a estas horas?

Quien me llama a estas horas?

Alguna vez te han llamado y no reconoces el numero? O peor aun, cuando contestas esa persona sabe tu nombre pero tu no reconoces su voz?

Muchos simplemente cuelgan el telefono, otros preguntan con quien hablo, otros esperan sin decir nada hasta que la otra persona diga algo mas que le recuerde con quien esta hablando.

Que pasaria si recibes 3 llamadas equivocadas, una tras otra…? contestas la siguiente llamada o dejas que suene el telefono y te quedas con la duda si la siguiente llamada era o no realmente para ti.

-Hoy hay muchos cristianos que se encuentran en areas fuera de cobertura, alejados de Dios, por ende Dios no puede comunicarse con ellos. Dios ha dejado mensajes de voz, pero no se han dignado a escucharlos.

-Muchos han perdido su telefono celular en algun lado que no recuerdan, un momento de descuido provoco que perdieran su medio de comunicacion, la oracion es nuestro medio de comunicacion con Dios. Esos andan pidiendo telefonos prestados, solo le piden a otros que oren por su situacion porque “Dios si te escucha a ti”.

-A otros se les ha descargado la bateria, en el momento cuando que mas lo necesitaban, muchos han intentado hacer una llamada de emergencia a ultima hora y no han podido.

En 1 de Samuel 3:1-19 sucedes algo muy similar, un chico que estaba dentro del area de cobertura de Dios, recibe varias llamadas que parecian ser equivocadas, desconocidas… pero era Dios mismo quien le estaba llamando, estaba durmiendo. El mensaje final no era en realidad para Samuel, pero si para Eli, un hombre que habia escuchado la voz de Dios, pero ultimamente dejo perdido su celular, y Dios empieza a buscar a Samuel, que tenia un oido sensible, para comunicarle lo que Eli no queria escuchar.

Generalmente cuando recibes una llamada de madrugada es importante, hoy Dios esta haciendo esos intentos contigo. Te esta llamando a su servicio, quiere reverlarte sus mas profundos secretos.

Muchos necesitamos estar en la quietud de la noche para poder escuchar el tono de su llamada. Si recibes una llamda de parte de Dios de nuevo, dile al Señor hoy: Habla, Jehova, porque tu siervo oye.

Leave a Reply

Top
Close