Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Recarga

Recarga

483961141Devuélveme el gozo de tu salvación y espíritu noble me sustente. (Salmo 51:12).

El Triatlón Hombre de Hierro es uno de los eventos de resistencia más extenuantes en el mundo.  Para competir en la carrera, un atleta necesita nadar 2.3 millas, montar una bicicleta otras 112 millas y entonces correr una maratón de 26.2 millas.  Los mejores atletas en el mundo pueden completar este monumental desafío en menos de nueve horas.  Pero para el australiano Chris Legh su experiencia de Hombre de Hierro en 1997 resultó memorable por las razones equivocadas.  Conocido como uno de los mejores competidores en el deporte, no pudo mantener fluido o alimento alguno durante la duración de la carrera.  Como resultado, se deshidrató, lo que causó que un número de sus órganos fallasen.  A cincuenta yardas de la meta, su cuerpo se desmoronó por completo.  Legh nunca terminó la carrera y hubiese muerto sin atención médica inmediata.  Afortunadamente, se recobró y ha ganado dos eventos de Hombre de Hierro desde entonces.  Pero primero, tuvo que ser restaurado.

Mientras que experiencias como la de Legh nos muestran que como humanos tenemos límites físicos a nuestra Resistencia, lo mismo también puede ser dicho sobre nuestras vidas espirituales.  Afortunadamente, hay señales de advertencia que se nos muestran antes de que sea demasiado tarde.  Cuando la gente no quiere leer su Biblia u orar, si decide dejar a los demás fuera de sus vidas, o si la iglesia se torna sólo un ritual, algo más profundo pudiera estar gestándose.  Pudiera estar sufriendo de deshidratación espiritual.

Al igual que una luz “Combustible Bajo” nos dice que necesitamos cargar nuestros automóviles con gasolina, es tiempo de pedirle a Dios un espíritu renovado cuando vemos estas señales de advertencia.  Consideremos que Jesús tuvo multitudes siguiéndole por doquier, pero él conocía sus límites espirituales tan bien que consistentemente tomaba tiempo para recargarse, aún cuando la muerte estuvo cerca (vea Lucas 22:39-43).

Cuando la lucecita “Combustible Bajo” se enciende, no la ignoremos.  Dios quiere recargar y renovar nuestra vida; permitámosle hacerlo.  Asegurémonos de aceptar Su ayuda para cruzar la meta.

Leave a Reply

Top
Close