Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Una Súplica Por Ayuda

Una Súplica Por Ayuda

En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada mala. Lucas 23:41
Nosotros somos culpables y Él es inocente.
Nosotros estamos contaminados y Él es puro.
Nosotros estamos equivocados y Él tiene razón.
Él no está en esa cruz por sus propios pecados.
Está ahí por los nuestros.
Y una vez que el maleante entiende esto, su petición parece muy natural. Cuando se asoma a los ojos de su última esperanza, hace la misma petición que todo cristiano ha hecho.
Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
Ningún sermón prefabricado. Ninguna excusa. Solo un ruego desesperado pidiendo auxilio.
En ese momento Jesús realiza el milagro más grande de la cruz. Más grande que el terremoto. Más grande que el rasgado del velo del templo. Más grande que la oscuridad. Más grande que los santos resucitados que aparecieron por las calles.
Realiza el milagro del perdón. Un criminal sumido en el pecado es recibido por un Salvador ensangrentado.
Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso. (Lucas 23:43).
Escrito por Max Lucado

Leave a Reply

Top
Close